Propiedades del plano

Año: 1969

Director: Jorge Sanjinés

Propiedades del plano

El progresivo estudio de la narración desde un personaje principal de la trama, como discurso dentro de un conflicto social y sus motivaciones en el relato.

Desgraciadamente la producción cinematográfica en Bolivia se ha visto mermada por las continuas represiones militares a lo largo de su historia. Tras la revolución de Abril en 1952, se crea el Instituto de Cine Boliviano con una generación de cineastas emergentes, donde Jorge Sanjinés dará un conocimiento amplio del cine al resto de Europa. Un tipo de cine artesano con actores no profesionales como denuncia a la diferencia de clases, la reivindicación del campesino indio y la lucha contra los gobiernos estatales y su poder frente a los desfavorecidos.

Tras rodar su primer largometraje “UKAMU” realiza “YAWAR MALLKU” (La sangre del cóndor) en el año 1967, película que analizaremos exclusivamente desde la forma narrativa y los perfiles descriptivos de su personaje principal en combinación con otras áreas de la forma cinematográfica.

Un largometraje duro, conciso y en ocasiones abrupto, con descompensaciones gráficas en la continuidad y salto del relato, que no enturbian dentro de su imperfección, unas virtudes visuales tan cercanas al Neorrealismo documental y a las nuevas corrientes que se estaban desarrollando durante la década de los sesenta.

Tras la linea argumental y narrativa de su principal personaje “Sixto” un indígena emigrado a la gran ciudad, analizaremos desde una progresiva odisea por salvar a su hermano herido de las patrullas policiales, un estudio de la narración centrada en las motivaciones, los paralelismos sociológicos y sintomáticos en la descripción de su figura, dentro de un relato de sometimiento de las clases burguesas sobre los ciudadanos mestizos, con la sombra del imperialismo americano.

Temas como la identidad cultural del Indio en Bolivia y su supervivencia ante el exterminio de su pueblo frente a la injusticia de un gobierno oligárquico y armado, servirán como modelo de desarrollo en la sucesiva toma de conciencia de Sixto, en recuperar sus orígenes desde una revolución colectiva.

Arrancamos el análisis con dos primeros planos de Sixto en diferentes momentos de la película y su correspondiente desarrollo en el conflicto de la trama. Primero mediante la funcionalidad en su vestuario como descripción de su perfil en un ciudadano integrado dentro de un marco urbano en una ciudad (FOTO-1) y posteriormente, desde su transformación con la identidad como indumentaria que define a un indio Boliviano (FOTO-2). Dos planos alternados en el tiempo como apertura y cierre del relato, sobre una lectura concreta: desarrollar las motivaciones de su personaje principal, construido en concordancia a una respuesta concienciadora de liberación sobre un pueblo oprimido.

Foto 01

Foto 01

Foto 02

Foto 02

El arraigo por los paisajes montañosos andinos y su paralelismo tanto cultural como ritual con el pueblo indígena se manifiesta progresivamente como aspecto simbólico durante todo el metraje de la película  (FOTO-3). Espacios exteriores apoyados por la funcionalidad de su puesta en escena, para relacionar los deseos y motivaciones de sus personaje. Unas motivaciones con una resolución final, la reivindicación y revuelta del pueblo indígena mediante las armas (FOTO-4), como consecuencia de los acontecimientos argumentales a los que van siendo sometidos durante su linea narrativa.

Foto 03

Foto 03

Foto 04

Foto 04

La presentación en la película de Sixto emigrante y trabajador de la gran ciudad, revela al espectador mediante la técnica fragmentada de montaje su espacio laboral. Planos alternados de maquinaria en constante movimiento (FOTO-5) con composiciones variados en el encuadre sobre la figura de Sixto (FOTO-6) (FOTO-7) y planos generales de la fabrica, dentro de un discurso implicito de alienación industrial como metáfora social urbana. (FOTO-8)

La descripción y el entorno de trabajo de Sixto, nos proporciona una base narrativa a la hora de crear una relación en la linea argumental que influirá en sus progresivas motivaciones, dando sentido al conflicto dramático en el relato.

Foto 05

Foto 05

Foto 06

Foto 06

Foto 07

Foto 07

Foto 08

Foto 08

En sucesivas secuencias de la película, dentro de la principal linea de acción con Sixto buscando dinero para poder costear una operación de transfusión de sangre en su hermano herido, Jorge Sanjínes nos aproxima a un miedo receptivo y colectivo del pueblo indígena. Un espacio de la historia que igualmente introduce al protagonista en un eje causal narrativo de dominación imperialista y de fuerte conflicto político y social. A su vez la funcionalidad del montaje sobre ejes de miradas de fuerte implicación con el espectador (FOTO-9) (FOTO-11), vuelven a desarrollar narrativamente en su correspondiente contra plano (FOTO-10) (FOTO-12), una motivación como efecto colectivo del relato, ante la invasión occidentalizada a la que esta siendo sometido el indio boliviano.

Foto 09

Foto 09

Foto 10

Foto 10

Foto 11

Foto 11

Foto 12

Foto 12

Las ancestrales y cotidianas costumbres del indígena Bolivariano relacionando el espacio argumental con el perfil descriptivo de sus personajes, son mostradas desde un perfil documental por Sanjínes, a través de la pobreza de los poblados (FOTO-13), el marco poético y de libertad en la prominencia de las montañas andinas como entorno vital para su comunidad    (FOTO-14), el realismo místico de sus ceremonias rituales (FOTO-15) y el trabajo en el campo (FOTO-16).

De nuevo la narración como sistema formal logrando una serie de escenas a la hora de reforzar una fuerte seña de identidad con el arraigo étnico del indio en Bolivia.

Foto 13

Foto 13

Foto 14

Foto 14

Foto 15

Foto 15

Foto 16

Foto 16

Terminamos el análisis con el orden y la frecuencia de los acontecimientos de la historia, como factores que irán mermando el carácter psicológico de Sixto, logrando que el tiempo de la narrativa del relato, construya a través de los hechos, unas motivaciones causales de desafío y de toma de conciencia tras sus acciones.

Secuencias apoyadas por la funcionalidad de su puesta en escena, a la hora de escenificar mediante elementos de atrezzo una habitación y sus recuerdos de infancia que forjaron su identidad (FOTO-17), la función de un reloj como metáfora de limite en el tiempo, a caballo con la linea de acción en el deseo de sus acciones (FOTO-18), o su propia presión psicológica (FOTO-19), con la presencia constante y simbólica de la muerte, en relación con la situación de su hermano gravemente herido (FOTO-20).

En definitiva los deseos de un personaje tras la consecución de una meta (Sixto debe salvar a su hermano Ignacio), se construyen tras un mecanismo narrativo de causa-efecto argumental como discurso de denuncia, ante una cruda realidad social que el espectador va contemplando en un desarrollo continuado de secuencias dentro de un conflicto argumental, clave para perfilar la caracterización de un personaje principal y su relación desde el tiempo del relato y su estado emocional y psicológico.

Foto 17

Foto 17

Foto 18

Foto 18

Foto 19

Foto 19

Foto 20

Foto 20

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+