Propiedades del plano

Año: 1958

Director: Alfred Hitchcock

La subjetividad perceptiva de un travelling oblicuo repleto de fantasia y voyeurismo, desde el lenguaje visual de continuidad en el eje de miradas de un personaje.
La detallada observación en la técnica del encuadre por parte de Alfred Hitchcock, asociada a las propiedades del plano y en beneficio de la percepción óptica totalmente estudiada, es fundamental para analizar la secuencia en la película “Vertigo” donde Scottie Fergusson (James Stewart), descubrirá la fascinante figura de Madeleine Elster (Kim Novak) en el restaurante Ernie´s.

Una encuadre móvil de 38 segundos a analizar ciertamente heterodoxo, ya que Hitchcock materializa un eje de miradas como linea de continuidad espacial, combinado con una libre utilización en la subjetividad de su personaje dentro del movimiento de cámara, alterando en cierta manera los principios que definen el lenguaje visual clásico americano, mediante simbiosis entre eje de miradas y punto de vista perceptivo, desarrollado con un técnico y estudiado travelling oblicuo.

Comenzamos el análisis del encuadre, desde un plano cerrado de Scottie Fergusson con una ligera panorámica en combinación con un travelling oblicuo en un brazo grúa (FOTO-1).

Apoyado en la barra del bar observa a alguien, desarrollado por Hitchcock con un eje de miradas muy bien definido mediante la dirección y el movimiento de su actor.

verti 01

Foto 01

Es característico como la técnica del movimiento de cámara se subordina al momento narrado. El brazo grúa adquiere una mayor velocidad en el arranque del mismo, como énfasis de la acción narrativa y la importancia sobre la mirada observadora de Fergusson (FOTO-2). A continuación el movimiento de cámara prosigue y se ralentiza con una mayor apertura de campo, donde la distancia del encuadre permite visualizar para el espectador el lujoso comedor del restaurante (FOTO-3), con la variante de un plano plenamente subjetivo del personaje ya fuera de campo. La combinación de una simbólica puesta en escena combinada con una subjetividad perceptiva a capricho de su director sin corte de montaje, también es determinante en el conjunto de la secuencia. (FOTO-4)

Foto 02

Foto 02

Foto 03

Foto 03

Foto 04

Foto 04

El encuadre móvil prosigue, al compás de la profundidad manipulada de Hitchcock en su personaje y su grado de conocimiento en el área narrativa de la secuencia.

De nuevo la dirección artística en combinación con el movimiento de cámara afecta nuestra sensación, explorando los detalles del color a la hora de sugerir desde el estado de sus personajes.

La profundidad espacial del encuadre nos permite visualizar gracias a la puesta en escena, el vestido de color verde de Madeleine y su pelo recogido de color rubio en forma de moño de espiral que destaca del resto de figurantes. (FOTO-5) (FOTO-6)

Las propiedades del plano en combinación con el área de puesta en escena, revelan la importancia en el encuadre del punto de vista de Scottie Fergusson y a quien esta mirando.

Foto 05

Foto 05

Foto 06

Foto 06

A continuación con la visualización definida de Madeleine al fondo del encuadre, Hitchcock modifica el movimiento oblicuo del travelling con un movimiento de aproximación con el brazo grúa, al compas del apoyo del leitmotiv musical del personaje femenino en la melodía de Bernard Herrmann. (FOTO-7).

 

Foto 07

Foto 07

Subjetividad y libertad visual como eje de miradas aún respetando la linea de acción en Alfred Hitchcock más interesado en el delirio visual por encima de las reglas que puedan definir el estilo continuo del espacio en una escena. Por ello la percepción óptica de Scottie Fergusson, más allá de alterar su eje de acción, el director britanico materializa sin cortes de montaje un libre plano subjetivo, a medida que el brazo grúa se aproxima cerrando progresivamente campo sobre Madeleine. (FOTO-8) (FOTO-9)

Foto 08

Foto 08

Foto 09

Foto 09

Finalizando con una ligero movimiento vertical hacia abajo del encuadre, acompasado con el sostenido travelling de aproximación sobre Madeleine (FOTO-10), resaltando a su vez la fascinación y el voyerismo en un movimiento de cámara, que rompe la intimidad y nos acerca desde los ojos de Fergusson al personaje interpretado por Kim Novak. (FOTO-11)

Foto 10

Foto 10

Foto 11

Foto 11

A continuación el video de 38 segundos como parte de la secuencia.

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+