Propiedades del plano

Año: 1955

Director: Jules Dassin

Propiedades del plano
La manipulación de los efectos sonoros en la implicación de un atraco a una joyería, logrando un dilatado suspense y una diseñada tensión argumental.
El cine negro de Jules Dassin se caracteriza por unos valores de fuerza y enorme artesanía cinematográfica. Potentes dramas humanos con cierto aire semidocumental y urbano dentro del genero, donde el término perdedor alcanza en sus personajes un fuerte peso melodramático con el añadido de una controlada puesta en escena y una narrativa diseñada como mecanismo de precisión.

Rififi más allá del thriller policiaco al uso o película de atracos perfectos, es una historia marcada por el fatalismo y la humanidad de un grupo hampones que deciden robar en una joyería de Paris, donde reflexión social y destino se dan la mano en sus vidas, dentro de un conmovedor como trágico relato al limite.

Es precisamente la secuencia del robo a la joyería la idea principal de análisis a tratar dentro del área de sonido, una secuencia de media hora hábilmente diseñada y como la funcionalidad en la variante sonora establece mecanismos de suspense y ritmo alrededor de sus personajes y sus acciones, estructurando paso a paso mediante apoyos visuales con vídeos la definición y la importancia del nivel y el tono sonoro dentro de la narración. Un estudio técnico alrededor de la diegesis y fidelidad en la manipulación de un efecto de sonido para lograr en el espectador un realismo y una sostenida tensión del relato que pasamos a analizar.

El arranque de la secuencia del robo con el grupo llegando al edificio donde se encuentra la joyería, capta la esencia misma de Dassin, en integrar una puesta de escena urbana en exteriores dentro de un tono de suspense y una ventaja con la pista sonora en la música de George Auric, formándonos las expectativas necesarias como prolegómeno de la acción.

Foto 01

Foto 01

Foto 02

Foto 02

El siguiente paso es inmovilizar a los miembro de la portería del edificio para evitar sospechas de posibles ruidos en la ejecución del robo. Una acción resuelta mediante una panorámica con una cámara de Dassin encima de los actores a la hora de resaltar el momento angustioso mediante primeros planos del brazo del atacante llamando a la puerta y la cámara fija para destacar el realismo del acto (FOTO-3) (FOTO-4) (FOTO-5) (FOTO-6).

Foto 03

Foto 03

Foto 04

Foto 04

Foto 05

Foto 05

Foto 06

Foto 06

Nuevamente la ventaja de la textura del sonido en la música de George Auric acompaña a las características de la partitura musical para diferenciar y mezclar su variante sonora en beneficio del suspense.

 

Una vez reducidos los porteros el grupo se encamina en el ascensor para subir al piso donde comenzaran los preparativos hasta llegar al objetivo de la caja fuerte donde se encuentran las joyas.

Foto 07

Foto 07

Foto 08

Foto 08

El tono de bajeza en las frecuencias sonoras es fundamental en Auric para lograr una menor intensidad como efecto especifico de sigilo y sagacidad en pasar desapercibidos frente al resto de vecinos del edificio mientras se introducen en la vivienda.

 

La subjetividad visual de la cámara desde el punto de vista de los atracadores es acompañada desde el absoluto silencio manteniéndose un ligero nivel sonoro de ambiente (FOTO-9)

(FOTO-10), mientras se guían iluminados por una linterna en la absoluta oscuridad. Inmediatamente la distancia del encuadre varia para ver el momento de los atracadores ya dentro del espacio como inmovilizan a los porteros amordazándolos y atándolos a unos sillones. La dirección de puesta en escena es determinante como decorado dentro del plano. (FOTO-11) (FOTO-12).

Las características acústicas en los efectos de sonido de sus movimientos apoyados por una coordinada dirección actoral, se manipulan mediante el volumen y el tono de los mismos en continuar un mismo efecto de suspense y sigilo en sus actos.

Foto 09

Foto 09

Foto 10

Foto 10

Foto 11

Foto 11

Foto 12

Foto 12

 

El silencio dentro del contexto de la secuencia propone que los efectos sonoros dominen al aspecto visual, logrando una interacción entre sonido e imagen. Cada movimiento de los personajes obtiene un tono especifico intensificado para nuestra percepción como espectadores.

Mientras el grupo de atracadores prosiguen con el plan milimétricamente calculado y estudiado, Dassin no duda en guiarnos a la hora de establecer una forma de comunicación entre ellos con detalles sonoros como un silbido más intensificado destacándolo en el silencio de la escena (FOTO-13) (FOTO-14).

Foto 13

Foto 13

Foto 14

Foto 14

Un silencio en el que el termino suspense adquiere una importancia relevante con el control de las cualidades sonoras. Ya sea con el tono especifico y el nivel del ruido de un camión en el exterior de la calle controlado por los horarios en los atracadores (FOTO-15) (FOTO-16), como con la funcionalidad de puesta en escena de un piano en la habitación, donde un miembro del grupo al ponerse el calzado apropiado para no hacer ruido en la superficie del suelo, toca de manera no deliberada una tecla del aparato musical. (FOTO-17) (FOTO-18)

De nuevo el movimiento de los actores colocado en el plano y los motivos sonoros de un efecto logran desarrollar una intriga dilatada en la secuencia.

Foto 15

Foto 15

Foto 16

Foto 16

Foto 17

Foto 17

Foto 18

Foto 18

 

El robo llega a la parte crucial para determinar el uso del silencio en combinación con los sonidos internos de los personajes. Un momento importante como es el agujero en el suelo que tienen que hacer para introducirse en el piso de abajo, lugar donde se encuentra la caja fuerte de la joyería. El uso de un cortafríos para romper las baldosas del suelo, es escenificado como una acción importante en la progresiva tensión del relato (FOTO-19) (FOTO-20) (FOTO-21), mediante una combinación de planos más cercanos del momento enfatizados por el nivel sonoro del acto.

Foto 19

Foto 19

Foto 20

Foto 20

Foto 21

Foto 21

Mientras continúan con el hueco del suelo, la puesta en escena de un objeto como es el piano y el movimiento de un actor tocando sin querer de nuevo una tecla del mismo, se combinan en beneficio de un nerviosismo argumental, hábilmente diseñado con un preciso montaje de planos como eje de miradas en el grupo. (FOTO-22) (FOTO-23) (FOTO-24)

El efecto del aparato musical vuelve a ponerse de relieve en la dilatada como angustiosa acción de los atracadores mediante el timbre sonoro irrumpiendo en el silencio.

Foto 22

Foto 22

Foto 23

Foto 23

Foto 24

Foto 24

 

Retiradas las baldosas hay que picar el suelo de cemento para hacer el hueco y bajar a la joyería. El mínimo detalle de un efecto sonoro es intensificado a medida que la acción que se realiza esta más abierta a que sean descubiertos. Planos medio cortos de los integrantes mientras escuchan en un sonido en off el picar del suelo (FOTO-25), primeros planos de la acción (FOTO-26) y el detallismo amplificado en un efecto sonoro de una caja de cerillas que se cierra. (FOTO-27).

La presión gradual del momento se asocia a la claridad sonora de un efecto sonoro manipulado.

Foto 25

Foto 25

Foto 26

Foto 26

Foto 27

Foto 27

 

Como se ha comentado la planificación del robo por parte de los atracadores, pone de relieve un estudio del espacio exterior y sus motivaciones sonoras como efecto de suspense.

La continuidad de la secuencia mientras continúan con el agujero del suelo, vuelve a ser importante a la hora de tener en cuenta el ritmo cotidiano de un guarda de seguridad y su labor diaria en la calle, controlada desde el punto de vista de un miembro del grupo (FOTO-28).

Desde la subjetividad visual del atracador, el espectador es consciente de todas sus acciones intensificadas en los efectos sonoros de sus movimientos. Ya sea colocando una pegatina de control sobre la pared (FOTO-29), el ruido de los pasos o las sospechas de una caja de cerillas que recoge del suelo (FOTO-30) (FOTO-31). Determinados efectos sonoros realzados con un timbre característico en beneficio de un instante de incertidumbre a ser descubiertos.

El uso de la esfera de conocimiento (narración ilimitada) entre el guarda de seguridad, el espectador y los atracadores también es determinante como efecto de suspense.

Foto 28

Foto 28

Foto 29

Foto 29

Foto 30

Foto 30

Foto 31

Foto 31

 

Ya introducidos en la joyería desde el agujero del piso de arriba, la continuidad de la secuencia se entrega a un situación de máxima intensidad en inutilizar la alarma del recinto, mediante la espuma interior procedente del extintor por parte de uno de los atracadores. Una acción donde el sonido diegético tanto externo en el espacio (FOTO-32)(FOTO-34) (FOTO-35), como interno con el nerviosismo y la tos del personaje realizando la delicada misión (FOTO-33), adquieren una relevancia sonora en concordancia con la tensión del momento.

Foto 32

Foto 32

Foto 33

Foto 33

Foto 34

Foto 34

Foto 35

Foto 35

 

Llegamos al proceso de apertura de la caja fuerte de las joyas con la utilización de un taladro para lograr un agujero en la parte trasera de la misma y desde ahí extraer el preciado botín.

De nuevo las variaciones de nivel sonoro del ruido de la taladradora se combina con la acción de los atracadores para amortiguar el chirriante sonido de la maquina electrica, logrando un suspendido y emocionante instante gracias a su manipulación en la secuencia.

Foto 36

Foto 36

Foto 37

Foto 37

Tanto la ejecución del montaje con primeros planos (FOTO-38) como la sobreimpresión gráfica de un reloj con la acción de la taladradora (FOTO-39), el espectador es consciente del suspense de la secuencia, mediante el sostenido uso del efecto sonoro del aparato eléctrico y su nivel puntualizado a la hora de establecer una elipsis con el tiempo narrativo.

Foto 38

Foto 38

Foto 39

Foto 39

 

Primeros planos detalle de la broca haciendo el agujero en la caja fuerte (FOTO-40), donde la intensidad del nivel sonoro se hace incomoda e insoportable y a su vez percibiendo mientras oímos el sonido en off de la taladradora, que el objetivo esta más cerca mediante el corte de montaje de manera progresiva de todos los miembro de la banda. (FOTO-41) (FOTO-42)(FOTO-43)

Foto 40

Foto 40

Foto 41

Foto 41

Foto 42

Foto 42

Foto 43

Foto 43

 

La conclusión final, la variedad y manipulación de técnicas en los efectos de sonido apoyadas en otras áreas de la forma cinematográfica, desempeñando una milimétrica funcionalidad de suspense en la ejecución de un atraco a una joyería.

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+