Propiedades del plano

Año: 2015

Director: Paul Thomas Anderson

Propiedades del plano
La unificación subjetiva de un personaje y la objetividad del relato a la hora de despertar paranoia y confusión dentro de las bases narrativas de una historia policiaca.
Thomas Pynchon autor de la novela “Vicio propio” plantea en su obra partiendo de un relato sobre la contracultura americana a finales de los 60”, una oscura e inherente manipulación de los servicio secretos con una implicación sociopolítica de conspiraciones con Nixon como presidente. Una historia desde las características que definen la novela negra detectivesca, repleta de enigmas y oscuros mecanismos de adulteración como ya hicieran otros autores del genero como Raymond Chandler con la Ciudad de los Angeles como telón de fondo.

A través de su principal protagonista Doc Sportello un detective privado muy peculiar tan desaliñado como caótico y amante de la marihuana, su escritor nos desgrana un retrato decadente y distorsionado de una sociedad americana, donde los avances tecnológicos, la guerra fría, la cultura de las drogas emergentes o Vietnam, junto con la sombra de los asesinatos de la familia Manson, sirven como efecto sintomático en la paranoia más absoluta y a su vez en una perfecta conexión de hechos por alucinógenos que parezcan en el control de un capitalismo salvaje.

Partimos del análisis a tratar desde el área de la forma narrativa en la adaptación cinematográfica de Paul Thomas Anderson, para introducir la profundidad de la información de la historia desde los estados psicológicos de su personaje central “el detective Doc Sportello”, proporcionándonos un grado de subjetividad perceptiva aprovechando el dibujo en la mente fumada de su protagonista y a su vez una mirada omnisciente, no exenta de un tono pretendidamente hilarante de su director del resto del relato, en concordancia con la alucinada visión de Sportello . Un demencial escenario de manipulaciones y de lecturas ideológicas tan desfigurado como inquietante sin perder los ejes de definición en el pulp policiaco analizado desde la funcionalidad de la narración.

La puesta en escena a la hora de configurar un dibujo argumental del personaje nos ayuda a establecer un vinculo para abordar la profundidad de la información, una información que parte de los estados subjetivos del detective Sportello y su influencia con las drogas para ir desentrañando una maraña de acontecimientos de vital importancia propios de la novela negra, alcanzando un enredado planteamiento de ambigüedad, confusión y surrealismo desde el mismísimo punto de vista del personaje principal.

Al igual que Philip Marlowe es un empedernido fumador, Doc Sportello es un consumado detective porreta que no dudara en utilizar las drogas como vehículo a la hora de emplazar al espectador como personaje a una esfera de conocimiento limitado y subjetivo en la narración en su viaje detectivesco.

Foto 01

Foto 01

Foto 02

Foto 02

Foto 03

Foto 03

Foto 04

Foto 04

Desde los primeros encuentros con los distintos personajes, la profundidad de la subjetividad en la narrativa se pone de manifiesto en primeros planos a la hora de apuntar detalles concretos en la libreta de Sportello a la hora de sacar información a sus distintos clientes (FOTO-5) (FOTO-6), detalles que se verán influenciados por la creciente paranoia de cada giro argumental y estado lisérgico del detective, representado para el público desde la propia percepción interior del actor protagonista.

Foto 05

Foto 05

Foto 06

Foto 06

La novela como su adaptación a la pantalla responden a unos estereotipos de genero Noir donde la ambientación adquiere una perfecta aliada con una puesta en escena de escenariosy lugares abiertos a la percepción delirante de un abismo distorsionado e inquietante en una colorista ciudad de los Angeles a finales de los 60”. Espacios abiertos a la subjetividad del detective Sportello y a sus propios temores, repletos de desconfianza como de excentricidad visual según va tirando de la manta, descubriendo para el público una sociedad en crisis donde todos resultan participes de una conspiración. Paul Thomas Anderson nos plantea una serie de simétricos planteamientos visuales abiertos a la subjetividad del protagonista que aumentan un progresivo estado de confusión y excentricidad en cada entorno espacial de la película que es indagado, logrando una objetiva visión alucinatoria y enrarecida en concordancia con la profundidad perceptiva de un detective fumado.

Foto 07

Foto 07

Foto 08

Foto 08

Foto 09

Foto 09

Foto 10

Foto 10

Foto 11

Foto 11

Foto 12

Foto 12

Al igual que el espacio argumental de la película, los personajes tienen una especifica funcionalidad en lograr una atmósfera paranoica e hilarante, que inducen a mantener un creciente suspense alrededor del detective Sportello. Unos personajes que desempeñan funciones concretas en llamar poderosamente la atención, mediante sus comportamientos desde la puesta en escena, logrando gestos y expresiones faciales que los alejan de un componente de normalidad. Los recursos en el punto de vista narrativo de Sportello generalmente están presentes desde su óptica perceptiva a la hora de relacionarse con todos ellos, ya sea en el mismo plano (FOTO-13) o en variados contraplanos (FOTO-14) (FOTO-15), incluso en conversaciones donde dos personajes se encuentran en diferentes espacios (FOTO-16). La oscilación del ámbito de conocimiento de Sportello proporciona un mismo efecto: crear una gama de singular rareza, descontrol y oscura nebulosa en torno a la investigación, donde objetividad y subjetividad en el relato se funden de manera pretendida por Paul Thomas Anderson, manteniendo las señas de un relato policiaco como si estuviera desarrollado bajo los efectos de una droga alucinógena.

Foto 13

Foto 13

Foto 14

Foto 14

Foto 15

Foto 15

Foto 16

Foto 16

Los desenfoques visuales y contraluces de siluetas contienen una significación implicita dentro de la historia a niveles formales. No solo funcionan desde el conocimiento subjetivo de Sportello con una visión perceptiva de influencia en la marihuana, sino como una cortina de humo para ocultar la verdadera realidad de unos servicios de inteligencia que pretenden moldear a un país a través de agentes del FBI que captan espías para el gobierno, músicos hippies reconvertidos en auténticos topos o policías de métodos expeditivos y corruptos. El conocimiento de una narrativa desde la ambigüedad más allá de la visión interior como testigo presencial del detective, en combinación con las propiedades del plano, desenfocando y ocultando la verdadera realidad como lectura más abstracta en la complicidad de unos integrantes de la trama conspiratoria.

Foto 17

Foto 17

Foto 18

Foto 18

Foto 19

Foto 19

Foto 20

Foto 20

Como hemos dicho anteriormente Inherent Vice intensifica una tensión progresiva en beneficio del suspense según avanza la trama detectivesca de Sportello. Paul Thomas Anderson apoyado por una variedad de áreas cinematográficas que pasamos a comentar, deshilacha subtramas con creciente desasosiego en su personaje, unificando puntos vista dentro de la información de la historia entre subjetividad lisérgica del personaje y enrarecida objetividad del entorno argumental. Ya sea mediante lentes cortas para buscar contraste de proporción de formas en el encuadre (FOTO-21), asfixiantes planos para lograr una tensa ambientación con el añadido de unas interpretaciones paranoicas (FOTO-22), cualidades en una iluminación controlada y poco realista de luces azules sobre un primer plano nocturno de un Sportello alarmado (FOTO-23), hasta llegar al típico plano de dirección artística, donde el efecto de la niebla ambiental sobre el personaje prácticamente oscurecido por el uso de contraluces, nos remite a una atmósfera de clásica historia detectivesca (FOTO-24).

Foto 21

Foto 21

Foto 22

Foto 22

Foto 23

Foto 23

Foto 24

Foto 24

La nostalgia de un tiempo perdido forma parte del poso de tristeza que impregna momentos de la novela de Pynchon y a su vez en la adaptación de Thomas Anderson. Un trasfondo romántico en la figura de Sportello materializada en su relación con su antigua novia y máximo exponente dentro del caso a resolver “Shasta Fay Hepworth. El grado de conocimiento narrativo en la subjetividad del detective es adaptada para guiar nuestra atención desde los pensamientos de su protagonista a unos flashbacks en forma de tiempo pasado sobre recuerdos de su amor perdido. Una manera de utilizar el punto de vista de Sportello dentro de la narración para recrear una añoranza como forma de vida a diferencia de su momento presente.

Foto 25

Foto 25

Foto 26

Foto 26

Foto 27

Foto 27

Foto 28

Foto 28

La conclusión final como funciona la profundidad de la información en la historia desde subjetividad en el personaje central y objetividad del relato, facilitando al publico una visión de paranoia, confusión y turbiedad. Un perceptivo uso de la narrativa para desarrollar desde las bases de la novela policiaca, un estudio de la deformación en la sociedad americana.

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+