Montaje

Año: 1962

Director: Yasujiro Ozu

Propiedades del plano

El montaje como regulador del tiempo y espacio propios en la simetría de una narración. Socialización, soledad y tradiciones como temática autorial, dentro de una aparente simplicidad y una precisa unión de planos en un geométrico uso del cuadro.

El Director Japonés Yasujiro Ozu, puede considerarse un poeta de ámbito sociológico a la hora de describir con sensibilidad fílmica, la transición que experimento Japón tras la capitulación de la II Guerra Mundial y sus profundos cambios, con una posterior debacle económica y una profunda ruptura con los valores tradicionales en el Pais Nipón, que el cineasta supo trasladar en sus Historias a la gran pantalla con un personal estilo de Dirección, repleto de meticulosidad a la hora de describirnos procesos como la soledad, el desarraigo y la frustración, en un continuo choque cambiante del medio urbano y el mundo interior de la familia.

El sabor del Sake esconde todas las virtudes que definieron su particular visión del Cine, donde su sencillez expositiva se convirtió en una perfecta aliada de lecturas, con cierta complejidad en la narración a niveles visuales. Un argumento de relaciones, soledad y paso del tiempo a través de Shubei Hirajama, un viudo que vive con su hija de ventícuatro años que decide casarla. Así mismo un argumento que le sirve a Ozu, para desarrollar un testamento emocional y espiritual en torno a la bebida del Sake, como elemento simbólico de trascendencia y liberación sobre sus personajes, afrontando temáticas de sociabilidad sobre grupos corales de amistad y Familia, que hablan y reflexionan sobre la vida con una poética emoción de sinceridad.

A continuación pasaremos a analizar la estudiada técnica visual de Ozu, en concreto en la parcela del montaje con su relación en el tiempo y el espacio del plano, regulado desde tres parámetros de temática en la Película: socialización, paso del tiempo y contraste en las tradiciones.

Comenzamos con una secuencia en el primer tramo de la Película, con una coordinación de planos donde Ozu establece una lectura muy marcada de los contrastes generacionales en Japón, dentro de un recinto de sociabilidad como pueda ser en el interior de un Bar.

Con un estilo de cámara fija, nos transporta desde el inicio de la misma a una serie de planos de transición ambientales de un Campo de Béisbol (FOTO-1) (FOTO-2) ajenos al desarrollo espacial, con una posterior relación de emparejamiento gráfico con un aparato de televisión (FOTO-3) en la linea de diégesis de la secuencia, situándonos en el interior de un Bar donde el cineasta japonés, nos introduce con un plano medio-corto y eje de miradas, sobre unos clientes de mediana edad (FOTO-4) y un ligero contrapicado del pasillo del Bar, con la camarera como plano general dentro de la profundidad espacial de la escena (FOTO-5). Todo ello nos va a servir para conectar de manera familiar y fluida, la continuidad narrativa con ligeros cortes de montaje y relacionar el entorno espacial, con un nuevo corte de una nueva sala del Bar (FOTO-6), mostrándonos un nuevo plano situación de la secuencia con un nuevo grupo de clientes de una edad mas avanzada.

foto 01

foto 02

Foto 03

Foto 04

Foto 05

Foto 06

Seguidamente Ozu, crea un nuevo eje de acción con la introducción en la escena de la Camarera, para que seguidamente uno de los clientes del segundo grupo le pregunte como va el partido. Después de una sucesión de planos-contraplanos de conversión coloquial vuelve con un nuevo corte, estableciendo una simetría del espacio mientras la camarera vuelve hacia la posición del primer grupo en un nuevo plano general. (FOTO-7) (FOTO-8) (FOTO-9).

La capacidad de cada sencillo corte de montaje ha logrado para el espectador una perfecta construcción visible, de un espacio fílmico familiar y perceptible a sus ojos. A su vez Ozu, logra una lectura sobre el contraste de distintas generaciones, estableciendo una manipulación del montaje, con una serie de planos fijos del espacio del Bar situándonos ambos grupos con el nexo de unión de un partido de Beísbol.

Foto 07

Foto 08

Foto 09

Continuamos con el análisis de varios ejemplos de la Película, para destacar a través del montaje una relación de entornos denominados “Planos Almohada” en los que Ozu, evitando la clásica transición en el tiempo de un fundido o un encadenado, invita al espectador a través del corte de planos ambientales, a introducirlo en el eje principal de continuidad en cada secuencia.

EJEMPLO 1

Foto 10

Foto 11

Foto 12

Foto 13

EJEMPLO-2

Foto 14

Foto 15

Foto 16

Foto 17

EJEMPLO-3

Foto 18

Foto 19

Foto 20

Foto 21

Cortes de montaje como transición de entornos atmosféricos, que emplazan con precisión al espectador en cada secuencia, logrando una simétrica y continuada estética sostenida de contrastes en las tradiciones del Japón clásico y el moderno, tras el final de la 2ª Guerra Mundial y una mayor influencia de las imágenes Urbanas mas Occidentalizadas.

La geometría espacial de Ozu, otro de los puntos a tratar desde la concepción del montaje en la Película, en concreto una estudiada dirección en el movimiento actoral y una sabia propiedad del plano fijo, con la colocación de la cámara a ras del suelo, logran una profunda sencillez de cotidianidad a la hora de abordar una secuencia familiar.

La siguiente secuencia a analizar, es un claro ejemplo de estudio para entender el estilo del Cineasta Japones a la hora describir un momento en la Familia Hirajama, en concreto una escena entre el Padre y la hija.

Comenzamos con un plano general de situación tan clásico en Ozu del pasillo de la Vivienda de los Hirajama, escuchando la puerta de la calle que abre Shubei el Padre (FOTO-22). Con un corte a un plano medio-largo de la Hija (FOTO-23) que le escucha y le pregunta si es él, estableciendo una relación con el montaje y el espacio en off, determinante entra ambos personajes.

Foto 22

Foto 23

Seguidamente Ozu, vuelve a un corte de simétrica concepción espacial y distancia en el encuadre como plano general, mientras vemos entrar por el pasillo al Padre (FOTO-24), caminando hacia la instancia del salón donde esta la hija (FOTO-25). Mediante una coordinación de continuad espacial, Ozu realiza un corte de montaje preciso, manteniendo una distancia de plano general en el encuadre con Shubei llegando a la habitación donde esta la hija (FOTO-26). Con un movimiento del Actor en cuadro (FOTO-27) y manteniendo el plano largo del mismo, el Director Japones logra mediante un nuevo uso del montaje, crear una nueva posición y un nuevo eje de acción entre el Padre y la Hija con eje de miradas sin que Ella haya modificado su posición en la escena (FOTO-28) , (FOTO-29).

Foto 24

Foto 25

ozu-26

Foto 26

Foto 27

Foto 28

Foto 29

Con un nuevo corte pasamos a continuación a un nuevo eje de acción entre ambos (FOTO-30) y posterior movimiento de la hija, avanzando en un plano largo sin cortes hacia la posición del Padre, ya que le ha pedido Shubei que se acerque a él (FOTO-31) (FOTO-32). Ozu para realzar la importancia en el sentimiento de la secuencia y la complicidad de la conversación, , logra mediante una invisible concepción del montaje y el encuadre, enfatizar variando la distancia desde el justo respeto de la tradición Japonesa, y a su vez romper mediante la variación del tiempo en los cortes con sendos planos medio-cortos entre ambos y un eje de miradas (FOTO-33), (FOTO-34), creando una sucesión rítmica de montaje, para desarrollar un ligera discrepancia de la Hija de Shubei al no tener prisa por casarse.

Foto 30

Foto 31

Foto 32

Foto 33

Foto 34

FOTO-30 FOTO-31 FOTO-32

FOTO-33 FOTO-34

Finalizamos con el análisis del efecto de montaje en las Películas de Yasujiro Ozu, para relacionar como el espacio Cinematográfico, tiende a implicar una lectura del paso del tiempo y la soledad en la Historia, tras producirse un suceso argumental con una sabia utilización de la elipsis en el argumento y la importancia en los elementos de un decorado.

Iniciamos el análisis en la casa de los Hirajama con los preparativos de la celebración de la boda de la hija de Shubei, en un plano donde observamos que tanto el Padre como el Hermano y la hija que va a contraer matrimonio vestida con el traje de Novia, marchan hacia la ceremonia saliendo del espacio de la escena (FOTO-35). Ozu logra trascender en el espacio de la secuencia, más allá de lo explícitamente visual, con dos planos montados para resaltar lecturas, como la ausencia y la soledad a través del corte de montaje (FOTO-36) (FOTO-37). La variación en la distancia del encuadre sobre un elemento de atrezzo en el decorado, (es decir pasamos de un plano general a un corte sobre un plano mas corto de un espejo tocador de la hija de Shubei), sugieren en Ozu la importancia en resaltar un sentimiento que perdura en toda la temática de la Película, la soledad y la melancolía en sus imágenes con el paso del tiempo a través de una puesta en escena teatralizada.

Foto 35

Foto 36

Foto 37

Con un nuevo Plano Almohada en un entorno urbano (FOTO-38) y de una trascendencia invisible, el director japonés ha logrado una síntesis narrativa, con un proceso elíptico con el tiempo en el argumento, haciéndonos avanzar la historia con un nuevo recurso de montaje en un par de planos de simétrica concepción espacial, y volvernos a introducir de manera circular en el hogar de los Hirajama (FOTO-39) (FOTO-40). Seguidamente establece un nuevo eje de acción con Shubei sentado con un amigo, relatando los hechos del acto matrimonial de su Hija (FOTO-41).

Foto 38

Foto 39

Foto 40

Foto 41

La conclusión final, las relaciones gráficas del Director Yasujiro Ozu en la utilización del montaje, a la hora de unir fotogramas con una idea precisa en su ritmo justo de continuidad y sencillez apacible. La fluidez de una serenidad en un estilo, sin bruscas fragmentaciones y abierto a la austeridad y al manejo de sus temáticas narrativas, con un desarrollo teatralizado de tomas largas y una precisión del corte sobre planos de ritmo sostenido, en la linea general del espacio argumental.

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+