Año: 2008

Director: Christopher Nolan

Propiedades del plano

La atención visual y auditiva con las ventajas del sonido para descubrir los comportamientos de un psicópata, dueño de la locura y el caos más irracional.

Describir en una Película de Superhéroes, partiendo de un pretendido enfoque de realismo urbano en un Noir Policiaco, con la vital importancia de poder analizar el perfil psicológico y comportamientos de uno de sus personajes principales, nos ayuda en gran medida para diseccionarlo como puro reflejo de un retrato abstracto, donde la dimensión del sonido, en coordinación con áreas como la lectura de sus encuadres y las características de su puesta en escena, nos vinculara a dirigir nuestra atención única y exclusivamente en el estudio sobre el famoso archienemigo de Batman, un Joker tan cercano a la teoría del apocalipsis y el caos con múltiples capas. Un Psicópata de sintomática cercanía y cierta coherencia en el discurso dentro de su desorden mental en pleno siglo XXI.

El sonido puede anticipar, destacar y encauzar al espectador, atrapándole incluso dentro del silencio adoptando formas expresivas desequilibrantes, donde el Cineasta manipulara constantemente características acústicas, como el nivel de una voz ronca, la compleja utilización del tono de la banda sonora, o el timbre para destacar un desorden mental en el leitmotiv del personaje, logrando una interacción con otras áreas de la forma cinematográfica. Desde varios parámetros nos introduciremos en el perfil de la personalidad del Joker creado por Heath Ledger, logrando una idéntica simetría de realismo analítico tan próxima a la idea de Christopher Nolan en su Película.

LA POSICIÓN ACTORAL Y LA DISTANCIA DEL ENCUADRE

Antes de destacar la importancia del sonido para fines concretos en el estudio de personalidad del Joker, vamos a desarrollar como las propiedades del plano, la posición de los actores y su relación con la puesta en escena, mantienen un planteamiento en las diversas respuestas de actuación de sus trastornos psicológicos, destacando la técnica de distancia con el encuadre, mediante la utilización de primeros planos y en gran medida atraer nuestra atención sobre una acción determinada, los movimientos y la expresión de su figura dentro de variadas áreas en la puesta en escena.

Las cicatrices del Joker sobre la boca realzadas por la fuerza visual del maquillaje, van acompañadas de una simétrica concepción de primeros planos, para contribuir al desquiciado comportamiento y sus formas de agresión excitable y acosadora (FOTO-1) (FOTO-2). Unos movimientos actorales desinhibidos y claramente dominantes sobre sus victimas, que sirven para acentuar sus terribles heridas del rostro, dando respuesta a posibles traumas de un pasado dudoso, en un variado discurso sobre el origen de las mismas. (FOTO-3)

La funcionalidad del tono en los efectos sonoros y el nivel turbador en la voz del Joker, nos ayudan a profundizar en la inestabilidad del personaje, logrando una inquietud perceptiva y una manipulación en el espectador totalmente abstraído por las imágenes.

Foto 01

Foto 01

Foto 02

Foto 02

Foto 03

Foto 03

EXPOSICIÓN, INTERPRETACIÓN Y REALIDAD.

La exposición del Personaje y su manera de expresar con movimientos, gestos o comportamientos en una interpretación de un realismo degradado, ayuda a comprender la naturaleza maligna y su atracción de complicidad con el espectador en su relación del entorno.

Las escenas iniciales de presentación del Joker irrumpiendo en una reunión de mafiosos y planteando su plan de matar a Batman, tienen el equilibrio de tono que requiere un Thriller policiaco urbano, con una interpretación de Ledger tan realista como extravagante, dando señas de identidad en el personaje, tan adecuada al contexto de una sociedad opresora que le envuelve, como simbología del caos emergente en un orden establecido.

En definitiva una simbiosis de la puesta en escena, (Vestuario, maquillaje y movimiento del actor incluyendo sus gestos faciales), con el uso del sonido, relacionando el timbre de voz con sus cualidades interpretativas que pasamos a analizar a continuación.

En ocasiones la psicopatía, responde en una habilidad propia para llamar poderosamente la atención frente a las necesidades como forma de agresión y poder. El vestuario del Joker tan desaliñado con un maquillaje descuidado y poco definido, tan decadente como su forma de caminar encorvada y amenazante, adquiere todas esas características de definición psicológica (FOTO-4).

Un total rechazo a unas reglas establecidas que entroncan con la filosofía de actitud Punk subversiva de las bandas inglesas de finales de los 70”, actitud que se percibe y relaciona la puesta en escena con una provocación de carácter anárquico en su lectura. La forma de lamerse los labios y su manera de eructar, expulsando el aire mientras escuchamos su voz ronca de tono bajo, percibiendo sus contorsiones con las terribles heridas de la boca (FOTO-5) (FOTO-6), o sus variaciones desquiciadas de comportamiento violento, desde la coherencia en un plan predeterminado y establecido (FOTO-7).

La dimensión sonora puede establecer en la forma de hablar en un personaje, combinada con una puesta en escena adecuada, parte de su descripción sociológica dentro de la historia.

Foto 04

Foto 04

Foto 05

Foto 05

Foto 06

Foto 06

Foto 07

Foto 07

La irracionalidad, el dolor como placer y la locura homicida sin un objetivo claro en sus actos delictivos, no existe una relevancia social solo expresar un sentido apocalíptico para desenmascarar un sistema. El Joker de Nolan es una metáfora extrema de la urgencia del nuevo siglo, la inestable soledad reflejada en las criaturas literarias de Joseph Conrad con la maldad extrema de subvertir la naturaleza reflejada en “La naranja mecanica” de Anthony Burgess. Un reflejo deformado como fuerza liberadora y emocional, que busca una luz emergente basada en un viaje hacia el caos, para imponerlo sobre un orden moral donde priman intereses como el dinero y la traición a la justicia.

Las caracteristicas sonoras ayudan en gran medida a esta teoría del Joker, en tensos como asfixiantes momentos de dolor mezclados con el placer masoquista (FOTO-8), en unas cualidades de los efectos del sonido tan perturbadores como intranquilizantes. El tono de una risa especial como efecto especifico de estar disfrutando con una sensación de peligro (FOTO-9). El control absoluto y liberador de estar desatando el autentico apocalipsis urbano, mientras respira un autentico aire de libertad, con la escena de su cabeza fuera de la ventanilla del coche (FOTO-10), un plano que explora la combinación visual del encuadre nihilista en el personaje, con la presencia estridente de un trance pesadillesco en el timbre del sonido, sinónimo de liberadora autodestrucción.

Foto 08

Foto 09

Foto 10

La oscura interpretación del alma humana ha tenido su máximo exponente durante el siglo XX en la figura de Francis Bacon, un pintor irlandes con una obra dirigida al interior del lado más oscuro y retorcido con rostros y cuerpos desmembradas, mutiladas y expuestas desde distintos ángulos. La obra de Bacon y su forma de retratar el cuerpo humano, tiene un origen en los traumas de unas consecuencias psicológicas que relacionan la forma cinematográfica con la que Nolan nos introduce en el Personaje del Joker.

La distancia del encuadre puede motivar puntos de vista subjetivos bien con el uso tembloroso de la cámara o con la propia colocación del personaje, dotando con primeros planos una representación deformante, como lectura de la locura en un rostro (FOTO-11) (FOTO-12), muy bien acompañadas con la funcionalidad de los efectos del sonido.

Foto 11

Foto 11

Foto 12

Foto 12

Gran parte del impacto en una imagen se debe a la manipulación de la iluminación que unida a la degradada apariencia que aporta el uso del maquillaje, exteriorizan a través de las sombras inherentes rasgos de los actores y su relación con el perfil de personalidad.

El duelo entre Batman y el Joker, la eterna frontera del bien contra el mal a la hora de traspasar el limite de lo permitido moralmente, queda muy bien reflejada desde los extremos psicologicos en el comportamiento despiadado del personaje (FOTO-13), muy bien potenciados por el uso de una iluminación de tono bajo de dirección lateral, logrando una deformación pictórica del rostro, una gesticulación extrema del registro interpretativo del actor, con un primer plano de acercamiento y unas cualidades del sonido como método perceptivo en guiar nuestra atención (FOTO-14) (FOTO-15).

Foto 13

Foto 13

Foto 14

Foto 14

Foto 15

Foto 15

EL LEITMOTIV DE UN PERSONAJE Y SU BANDA SONORA

El compositor musical Hans Zimmer define la personalidad del Joker, con una utilización de lineas armónicas con un fuerte significado de inestabilidad emocional dentro de la película. Violonchelos repletos de una tensión constante, percusiones obsesivas, zumbidos metálicos, una amalgama de sonidos entremezclados, que buscan profundizar en la psicología del personaje y desarrollar momentos de impredecible giros causales en la narrativa. Un trabajo de una acechante y sostenida presencia de intranquilizadora sensación para el espectador, mientras esta el Joker en escena o incluso cuando no esta en ella, relacionando con la funcionalidad del sonido un mecanismo planificado de sus acciones.

Pasamos a analizar el leitmotiv sonoro de un personaje combinado con otras áreas de la forma cinematográfica tales como el uso de un encuadre móvil y la utilización del montaje continuo de plano/contraplano, buscando la lectura entre personaje y su vinculación con el conflicto del argumento.

Secuencias con un nexo simétrico, la gradación ascendente mediante los efectos sonoros que identifican la tensión de sus imágenes, ya sea mediante la utilización de un travelling circular (FOTO-16) donde la cámara envuelve con el movimiento a los dos personajes, mientras la melodía que identifica la personalidad del Joker va apoderándose de la acción, invadiendo el espacio de su victima (FOTO-17) (FOTO-18) o en las escenas del interrogatorio en la comisaria que mantienen Batman y el Joker (FOTO-19), con un uso de planos montados de manera precisa bajo cámaras Steadycam, logrando un efecto de extremo nerviosismo en el movimiento (FOTO-20), acompañadas de una continuada estructura de primeros planos fijos sobre el Joker mientras observamos la maldad con su mirada sobre el escorzo de Batman al compás del leitmotiv sonoro (FOTO-21).

Foto 16

Foto 16

Foto 17

Foto 17

Foto 18

Foto 18

Foto 19

Foto 19

Foto 20

Foto 20

21

Foto 21

La conclusión final, la variedad de formas a la hora de combinar los sonidos para la descripción de los matices psicológicos en un personaje y su manipulación en la escena, adheridos a la ambientación mediante la simbiosis de las distintas áreas cinematográficas.

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+