Propiedades del plano

Año: 1948

Director: Max Ophüls

Vinculación didáctica de un encuadre móvil con la diégesis sonora como narración, a la hora de explorar un sentimiento interno sobre el destino y sus acontecimientos.

Los rasgos estilísticos con la cámara por parte de Max Ophüls, definen su fuerza expresiva al servicio de la narración como parte de un estilo propio tan preciosista y barroco. Una funcionalidad del encuadre móvil en ambientaciones, repleta de sofisticación como seña de identidad y que a su vez nos ayuda a la descripción intima de sus personajes, bajo el peso dramático de su entorno y el estado emocional como profundo de sus vidas.

Carta de una desconocida, su segunda película norteamericana rodada en 1948 con guión de Howard Koch y basado en un relato de Stefan Zweig, se convierte en un poderoso drama romántico y en una de sus películas más celebres. La acción argumental, transcurre en la Viena de 1900 alrededor de una relación amorosa del pasado entre Lisa (Joan Fontaine) y Stefan Brand, un famoso pianista e interpretado por Louis Jordan y como el destino del tiempo, junto con los sentimientos apasionados de una Lisa que sigue enamorada del músico, transforman una dramática historia de amores olvidados, en una de las joyas cinematográficas más imperecederas para el 7ºArte.

Precisamente el plano secuencia elegido para el análisis es un momento previo y muy especial dentro de la película, con el posterior reencuentro no fortuito de Lisa con Stefan en la opera.

Lisa formalmente casada con un aristócrata y una nueva vida, volverá a experimentar los sentimientos del pasado como victima de un amor imposible.

Max Ophüls construye un preciso y armonioso movimiento de cámara dentro de la Opera de Viena, para vincular la fuerza irremediable del destino y sus acontecimientos alrededor de las personas como eje dramático del relato. Un encuadre móvil de gran significación narrativa en combinación con una calculada dirección de figurantes, dentro del espacio argumental que pasamos a analizar, comenzando con el video de la secuencia


Con la presentación de un cartel de la “La flauta mágica” de Mozart y un plano medio de un espectador leyendo el programa de mano (FOTO-1), Ophüls comienza una vinculación del encuadre móvil con el movimiento de los personajes en el encuadre, mientras vemos entrar fuera de campo la compañía femenina del hombre del folleto de mano (FOTO-2). La toma móvil inicia un ligero travelling lateral al compás del movimiento de los personajes, introduciéndonos en el interior del Hall de la Opera (FOTO-3) (FOTO-4). A su vez la voz en off de Lisa, implica a que la forma narrativa alrededor de la temática del destino y sus acontecimientos, apoye la idea de una fuerza sobrenatural alrededor de las personas en concordancia con el movimiento de cámara.

Foto 01

Foto 01

Foto 02

Foto 02

Foto 03

Foto 03

Foto 04

Foto 04

Seguidamente Ophüls, sostiene la toma larga mediante un movimiento de panorámica izquierda, acompañando el movimiento en una nuevo grupo de figurantes que entran desde la derecha del encuadre, continuando con la significación narrativa en la voz en off de Lisa. (FOTO-5) (FOTO-6) (FOTO-7)

Foto 05

Foto 05

Foto 06

Foto 06

Foto 07

Foto 07

La forma narrativa que podría parecer extradiegética desde un narrador exterior al mundo real de la película, transforma un pensamiento interno y emocional de Lisa en una forma de narrar alrededor del tiempo existencial y la casualidad del destino, subordinando la idea sobre el encuadre y la puesta en escena de la secuencia. La toma larga continua en un nuevo y medido travelling hacia la derecha de leve aproximación del encuadre sobre dos nuevos militares en dirección a la escalera de la Opera, reforzando la capacidad de Ophüls en narrar con un lenguaje visual, en relación a la fuente sonora diegética de un personaje de la película y su lectura argumental. (FOTO-8) (FOTO-9) (FOTO-10) (FOTO-11)

Foto 08

Foto 08

Foto 09

Foto 09

Foto 10

Foto 10

Foto 11

Foto 11

Mientras los dos militares ascienden la escalinata hacia el primer piso (FOTO-12), el cineasta alemán eleva ligeramente la cámara, comenzando a seguir a una nueva pareja de mujeres, estableciendo uno de los movimientos más sofisticados e invisiblemente elegantes de la secuencia.

Con un punto de vista más elevado, la cámara realiza una ligera panorámica izquierda sobre la pareja femenina (FOTO-13) (FOTO-14), moviéndose hacia adelante en un nuevo movimiento de la toma móvil, mientras sigue a las dos mujeres de espalda (FOTO-15). A continuación un nuevo travelling ascendente (FOTO-16) acompaña la acción de la pareja femenina, mientras suben la escalera izquierda de la Opera (FOTO-17). Un sutil como medido reencuadre sostenido, nos permite ver la entrada de Lisa con su marido (FOTO-18) con la intención de subir igualmente la misma escalera.

Max Ophüls conecta un pensamiento psicológico de un personaje alrededor del destino, como un conjunto de acciones predeterminadas y medidas en cada movimiento humano. Un pensamiento reforzado y vinculado a la movilidad independiente del encuadre dentro de la puesta en escena.

Foto 12

Foto 12

Foto 13

Foto 13

Foto 14

Foto 14

Foto 15

Foto 15

Foto 16

Foto 16

Foto 17

Foto 17

Foto 18

Foto 18

A partir de este momento de la secuencia, la toma móvil mantiene una vinculación directa con los movimientos de su personaje principal, suprimiendo cualquier pensamiento perceptivo y diegético que tenga como narradora.

Un nuevo travelling ascendente en forma de plano grúa, nos permite seguir el recorrido de Lisa y su marido Johann por la escalera hacia el primer piso de la Opera. (FOTO-19) (FOTO-20) (FOTO-21)(FOTO-22)

Foto 19

Foto 19

Foto 20

Foto 20

Foto 21

Foto 21

Foto 22

Foto 22

De nuevo Ophüls, vuelve a suminístranos información narrativa desde la diégesis sonora e interna en un dialogo, como funcionalidad de causa y efecto del relato al compás de la toma móvil.

Mientras Lisa y Johann suben las escaleras, oímos una conversación fuera de campo entre los asistentes, preguntándose si entre el publico están viendo realmente a Stefan Brand. El brazo grúa ascendente sitúa a la figura de Lisa en el primer piso de la Opera (FOTO-23), que igualmente ha escuchado el comentario mientras se acerca curiosa a su posición. Mediante un movimiento coordinado, se integra en el eje causal de la narración con el el publico que ha comentado la autenticidad del músico Stefan. (FOTO-24)

Foto 23

Foto 23

Foto 24

Foto 24

La toma móvil finaliza variando a su vez el punto de vista de la secuencia, mediante la función del área de montaje y la distancia del encuadre, sobre un plano general de Stefan Brand (FOTO-25), reforzado mediante el eje de acción subjetivo de un primer plano de Lisa observándolo (FOTO-26).

Foto 25

Foto 25

Foto 26

Foto 26

La conclusión final, la funcionalidad de una toma móvil en un plano secuencia bajo la sofisticación y elegancia en Max Ophüls, dentro de un dominio de puesta en escena y vinculación con la diégesis sonora, a la hora de explorar la fuerza del destino y sus acontecimientos.

Save

Save

Save

Save

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+