Propiedades del plano

Año: 1937

Director: David Hand

Propiedades del plano

La secuencia de la bruja envenenando a Blancanieves y la vertiginosa carrera de los enanitos para salvarla, un prodigio de ritmo narrativo desde el montaje en paralelo y la alternancia de tramas argumentales.

Blancanieves y los siete enanitos representó un hito histórico en la animación de celuloide, con una calidad técnica que a día de hoy se mantiene tan intacta como fresca. Una adaptación del clásico de los hermanos Grimm, donde Walt Disney diseñó un tratamiento de simplificación narrativa sin complicaciones argumentales, pero con una mezcla de drama, comedia y musical en un largometraje más propio de actores reales, pero con las características del Cine animado.

Las enormes virtudes de la película en cada momento de la misma, hacían complicada una elección a la hora de determinar que área técnica desarrollar en el análisis del Blog, eligiendo el proceso de montaje en paralelo con la secuencia de la travesía de la bruja, en su plan de envenenar a Blancanieves y la alternancia de la acción de los animales del Bosque, avisando a los enanitos trabajando en la mina.

Un momento del argumento, donde la exposición de los hechos y los personajes, junto con el uso del conocimiento en la narración, más la alternancia de planos con el montaje pararelo, nos proporciona una simultaniedad rítmico- temporal y una vinculación con la acción, en beneficio de un clímax de suspense.

1-EXPOSICIÓN DE LOS HECHOS Y LOS PERSONAJES.

La exposición de los personajes y su puesta en escena en relación al argumento.

El viaje de la Reina disfrazada de bruja, dirigiéndose a la casita de los enanos con una manzana envenenada para Blancanieves, alcanza una brillantez repleta de detalles. Una escena que comienza con la bruja en un plano general dentro de un travelling lateral (FOTO-1), donde observamos dos importantes hallazgos que simbolizan el significado de toda la secuencia completa, la idea del augurio de la muerte, primero bajo el discreto detalle de la puesta en escena en una calavera sobre la roca de la cascada (FOTO-2) y a continuación manteniendo el encuadre móvil bajo la sombra proyectada de unos buitres (FOTO-3), mediante un zoom de acercamiento establecemos una relación en el discurso de la Bruja, logrando un pararelismo visual de la manzana que saca del cesto y la presentación de los buitres (FOTO-4) con su función simbólica, hasta lograr con un corte de montaje un primer plano de las dos aves carroñeras, destacando la fuerte personalidad que Walt Disney y su equipo técnico de animación, eran capaz de imprimir a todos los animales en la Película (FOTO-5), tan significativa en la siguiente escena con el uso de las sombras proyectadas de los buitres, adquiriendo una nueva metáfora de fatales consecuencias mientras acompañan a la Bruja (FOTO-6).

En una breve secuencia de un minuto de metraje, la función simbólica de la puesta en escena y los perfiles de personalidad de los personajes dan forma y significado a la narrativa dentro de la idea argumental.

Foto 01

Foto 01

Foto 02

Foto 02

Foto 03

Foto 03

Foto 04

Foto 04

Foto 05

Foto 05

blanca_06

Foto 06

La siguiente escena, la preparación de la tarta por parte de Blancanieves para el enano gruñón, muestra una de las características que se darán durante toda la película, la fidelidad y la armonía de los animales alrededor de Blancanieves (FOTO-7), con una finalidad sostenida en los ejes causales y de desarrollo en el argumento. La técnica detallista de los movimientos en los animales es asombrosa, introduciendo innovaciones en la animación en primeros planos (FOTO-8) con sucesivos cortes de montaje. La utilización de sombras inherentes en la escena durante la preparación, anuncian la presentación y la llegada de la bruja dentro de un clima de suspense en un plano-contraplano esplendido. (FOTO-09) (FOTO-10)

Foto 07

Foto 07

Foto 08

Foto 08

Foto 09

Foto 09

Foto 10

Foto 10

Una de las claves para el desarrollo narrativo en la secuencia, son las motivaciones de los personajes simbolizados en el grupo de pájaros y animales que han velado a Blancanieves desde su llegada al bosque, manteniendo una capacidad creativa en la animación, sin perder el espíritu de la historia y contribuyendo a seguir desarrollándola con un papel importante de la misma. La siguiente escena con una utilización de la narración ilimitada sobre Blancanieves y los animales expectantes y testigos del momento, el espectador es cómplice del engaño de la bruja cuando la manzana es ofrecida a la bella muchacha. (FOTO-11) (FOTO-12).

Foto 11

Foto 11

Foto 12

Foto 12

La finalidad de Walt Disney en lograr una funcionalidad de los personajes animales desde la herramienta del montaje e intuir la fatal mentira de la bruja, proporciona una sutil construcción en el corte de planos, desde el eje de miradas de los distintas aves con una diferente idea argumental y el uso de las esferas de conocimiento entre personajes. Por ello la escena comienza con un primer plano y eje de miradas de los gorriones (FOTO-13), observando a los buitres que a su vez son mostrados desde un plano medio con un zoom de acercamiento, para destacar el presagio fatalista y coordinar el momento como testigos del engaño de la Bruja (FOTO-14). Un nuevo corte de plano intensifica la deducción de los pajarillos con una mirada de terror en el eje de miradas sobre los buitres (FOTO-15), seguidamente mediante el montaje de un plano medio largo en la continuidad de la escena, muestra como los pájaros atacan a la bruja para evitar que Blancanieves muerda la manzana. (FOTO-16).

Un orquestado uso del montaje subordinado a las estructuras de información en el argumento entre espectadores y personajes, logran una narrativa de continuidad en beneficio del suspense.

Foto 13

Foto 13

Foto 14

Foto 14

Foto 15

Foto 15

Foto 16

Foto 16

2- EL MONTAJE PARARELO, ALTERNANCIA DE ESPACIOS Y EL RITMO

La yuxtaposición de planos alternando el espacio con el tiempo en una secuencia dentro de las reglas del montaje rítmico narrativo para contribuir a una idea general.

La continuidad de la secuencia de los planes de la bruja, para envenenar a Blancanieves adquiere una brillantez en el desarrollo de la narración, desde el conocimiento de la información de la historia. Los animales son conscientes del engaño de la bruja que la inocente muchacha desconoce y deciden avisar a los enanos, que están en la mina trabajando, antes que su adorable amiga caiga envenenada.

La planificación de la acción en beneficio del suspense comienza con el punto de vista de los animales sobre la Bruja (FOTO-17), donde el uso de la narración ilimitada sobre Blancanieves ayuda a potenciar el clímax de tensión y la funcionalidad en la decisión de los mismos, tras un primer plano de la Bruja con la manzana en la mano y mirando fuera de campo a Blancanieves (FOTO-18).

Foto 17

Foto 17

Foto 18

Foto 18

Los siguientes fotogramas muestran el hábil uso del montaje en pararelo a la hora de alternar con la continuidad de la historia, dos escenarios diferentes para acentuar el suspense.

Los animales salen despavoridos corriendo desde la casa hacia el interior del bosque (FOTO-19), una serie de planos breves insertados a toda velocidad (FOTO-20) junto con un nuevo corte de los enanitos en la mina (FOTO-21), subordinan la narrativa al poder del montaje y su alternancia del espacio y el ritmo a las dos escenas, suministrándonos información hacia donde se dirigen los animales, corriendo de nuevo por el bosque con un nuevo inserto de plano (FOTO-22).

Foto 19

Foto 19

Foto 20

Foto 20

Foto 21

Foto 21

Foto 22

Foto 22

La secuencia llega a su máxima expresividad visual y modo de interacción entre personajes y entorno, con el continuado uso del montaje en pararelo alternando varios espacios. Por otro lado el tratamiento de una animación prodigiosa e innovadora y el uso de cámaras multiplano para representar perspectivas, junto con una música como valor dramático y rítmico al compás de cada corte de plano, logran un desarrollo de una calidad excepcional nunca visto en el cine de animación hasta la fecha.

Mientras los animales corren unidos por el bosque por una causa común en salvar a Blancanieves, en el siguiente plano observamos a los Enanos como miran fuera de campo señalando su llegada (FOTO-23), mediante un nuevo inserto con la cualidad rítmica de movimiento el espectador es testigo que han llegado hasta la mina (FOTO-24), produciéndose un proceso de creación en los dibujos de una interacción cuidadosa y magistral, entre los enanos y los animales para avisarles del peligro (FOTO-25). Los siguientes planos muestran un nuevo corte frente a la escena anterior con los planes de la Bruja para que Blancanieves muerda la manzana, mediante un plano medio de ambos personajes (FOTO-26), se pasa a un primer plano de la Bruja realzando la tensión dramática con un zoom de acercamiento (FOTO-27), emparejando gráficamente con un nuevo corte de montaje un plano de los animales obligando a los enanos ir en dirección a la casa (FOTO-28). De un plano a otro el suspense se hace manifiesto y sostenido, mediante la yuxtaposición y la alternancia de dos acciones en pararelo.

Foto 23

Foto 23

Foto 24

Foto 24

Foto 25

Foto 25

Foto 26

Foto 26

Foto 27

Foto 27

 blanca_28

Una vez que los enanos son conscientes que Blancanieves esta en peligro, David Hand opta por una fragmentación de una serie de primeros planos montados en pararelo en continuidad de la secuencia, con una subordinación rítmica y simétrica en la distancia de sus encuadres, para mantener la intensidad y el climax de tensión. (FOTO-29) (FOTO-30) (FOTO-31)

Foto 29

Foto 29

Foto 30

Foto 30

Foto 31

Foto 31

El desarrollo rítmico con el montaje en pararelo, alcanza su cenit expresivo con la vibrante carrera de los Enanitos, junto con los animales del bosque y el momento que Blancanieves decide morder la manzana. El uso del tempo dinamico logra un choque alterno de los dos escenarios, mediante la yuxtaposición de planos para lograr la idea de suspense, más breves en la carrera del bosque y algo mas largos en la escena de la manzana envenenada de la bruja.

En el siguiente fotograma de breve tempo, observamos la carrera de los animales por el bosque a toda velocidad con el objetivo de parar a la bruja (FOTO-32), un nuevo corte de montaje de tempo más lento, nos traslada al momento que Blancanieves esta a punto de morder la manzana (FOTO-33), para continuar con una serie de planos que intensifican la tensión de la escena con nuevas imágenes de la carrera (FOTO-34), dilatando el momento del mordisco de la manzana por la muchacha (FOTO-35) y continuar con una serie de planos montados a toda velocidad de los enanos y los animales, llegando a la casa sin lograr parar las pretensiones de la bruja malvada. (FOTO-36) (FOTO-37). Una vez más la funcionalidad del montaje en pararelo al servicio de los elementos gráficos del ritmo, el espacio y el tempo de la secuencia para crear suspense alternando dos escenas.

Foto 32

Foto 32

Foto 33

Foto 33

Foto 34

Foto 34

Foto 35

Foto 35

Foto 36

Foto 36

Foto 37

Foto 37

Terminamos la secuencia con los enanos persiguiendo a la Bruja por las montañas (FOTO-38), una escena diseñada con un toque expresionista en su concepción, coordinada de diseño en los escenarios y movimiento de los personajes, sobre una textura del color cuidadosamente pintada en la hoja de celuloide. Una vez que la bruja esta en la cúspide de la montaña (FOTO-40), la idea sostenida en el perfil de los personajes animales como lectura de la muerte, se hace presente con la presencia de los buitres (FOTO-39) acompañando a ese fatídico final de la bruja una vez que un rayo alcanza la cornisa del precipicio despeñándose al abismo. (FOTO-41)

Foto 38

Foto 38

Foto 39

Foto 39

Foto 40

Foto 40

Foto 41

Foto 41

La conclusión final, Las cualidades del montaje en su aspecto rítmico, a la hora de desarrollar una organización del tiempo y el espacio en una secuencia para generar suspense, dotando a la narración de un gran ámbito de conocimiento para el espectador, mediante la alternancia de distintas escenas opuestas.

Comparte: Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+